¿Cómo iniciarse en la cerrajería?

Es un oficio con larga historia y mucha tradición. En el momento en que comenzaron a difundirse las cerraduras de metal, surge la necesidad de un profesional que se encargue de elaborar e instalar dichas cerraduras y solventar los problemas asociados.

Así ha sido durante muchos años, pero en la actualidad el oficio vive un momento de cierta incertidumbre debido a los sistemas electrónicos de apertura de puertas que poco a poco parece que irán sustituyendo a las cerraduras y llaves tradicionales. De cualquier forma, este oficio sigue despertando interés por sus condiciones laborales.

Consultando con un servicio de Cerrajeros urgentes baratos en Bilbao 24h nos comentan que son muchos los jóvenes (y no tan jóvenes) que se dirigen a sus profesionales para ver qué tienen que hacer para ser cerrajeros. Lo primero que se responde es que no es un oficio que se aprenda de la noche a la mañana. Muchas personas solo piensan en el (supuesto) dineral que gana un cerrajero y consideran que es de lo más sencillo: «usar un aparato para abrir una puerta y cobrar». Pero el asunto es mucho más complicado que eso.

Para empezar, no se aceptan personas con antecedentes penales en los cursos de formación, y sin realizar varios cursos de formación no puedes ejercer de forma legal el oficio. Según nos cuentan desde el  servicio de cerrajeros urgentes baratos en Bilbao 24h, los cursos suelen bastante caros por su grado de especialización. Además, tampoco hay demasiadas empresas en España que oferten cursos para este oficio.

Por otro lado, la cerrajería no consiste en ir 5 minutos a abrir una puerta y cobrar, como piensan algunos. El cerrajero debe dominar diferentes ámbitos de trabajo, desde la apertura de puertas sencillas, al montaje de instalaciones, cajas fuertes, vehículos, etc.

Hay que tener en cuenta que, como decíamos más arriba, el negocio está cambiando. Un cerrajero debe estar en permanente actualización para adaptarse a las últimas novedades del sector, especialmente a los sistemas electrónicos y las nuevas instalaciones de seguridad. Un buen cerrajero debe ser capaz de abrir cualquier puerta, por complicada que esta sea.