Como recuperarse bien de una lipoescultura

Cuando nos planteamos someternos a una operación de cirugía estética, uno de los aspectos que siempre preocupan a los pacientes es la recuperación posterior. En esta ocasión os hablaré de mi propia experiencia después de someterme a una liposucción abdominal. Recuperarse bien tras la intervención no es complicado pero sí debemos poner un poco de nuestra parte.

Cuando nos sometemos a una liposucción, todas buscamos moldear el cuerpo para tener una figura más sana y atractiva. En la clínica, si son verdaderos profesionales, nos dirán que una lipo ayuda a conseguir nuestro objetivo pero debe ser un complemento de una alimentación equilibrada y una práctica deportiva adaptada a nuestra edad y estado de salud. O dicho de otra manera, si comemos lo que nos da la gana y no nos movemos del sillón nada más que para ir a la nevera, de poco servirá una liposucción. Conviene entender bien esto antes de entrar en el quirófano y es que si se trata de tener una figura atractiva y saludable, nadie regala nada, por decirlo así.

Una vez pasada la intervención llega el peor momento: los primeros días después de la operación. En mi caso, todo salió perfecto: la liposucción abdominal es una intervención sencilla, pero aun así me dejó dolorida, con hematomas, algo de escozor y un poco deprimida. Pero estaba preparada para esto. En la clínica me habían dicho que sentirse deprimida justo después de la operación era lo más normal, pero que había que ponerse manos a la obra para recuperarse. Y así lo hice.

Me hicieron una dieta para el primer mes que respeté de forma escrupulosa. Pasada una semana me recomendaron empezar con ejercicio físico, al principio muy suave, pero esto fue definitivo para ir animándome. Y a las dos semanas volví a trabajar. Ya no recordaba el dolor ni la depre de los primeros días.

Justo antes del verano terminé los cuidados del posoperatorio y pude lucir una figura renovada en la playa. Eso sí, nada de soltarme el pelo con la alimentación y a seguir con el ejercicio físico, incluso en verano.

HAY QUE TENER LAS IDEAS CLARAS

No sé cuales son los motivos que puede tener una persona para poder querer hacerse una liposucción con anestesia local, hay que sentirse muy mal consigo mismo para poder llegar hasta el extremo de querer que te succionen la grasa de tu cuerpo. Mucha gente que está bastante rechoncha no pasan por el quirófano para someterse a una liposucción, primero porque a ellos les da igual lo que piensen los demás, que es la gran mayoría de las razones por la que la gente se decide a someterse a una liposucción, y segundo porque lo más probable es que después de someterte a una liposucción tengas que someterte también a otra operación de cirujía estética para arreglar la piel sobrante que te queda colgando después de la liposucción.

 

Hay que tener muy claras las ideas antes de pasar por un quirófano, ya no solo por una liposucción sino por cualquier operación, personalmente me lo pensaría un par de veces antes de entrar a lo loco en un quirófano, simplemente por motivos estéticos, hay otras muchas soluciones que puedes tener en cuenta sin tener que pasar por el trauma de pasar por el quirófano. Hay gente a quien no le importa en absoluto pasar por el quirófano, pero también hay mucha gente que la sola idea de tener que entrar en un hospital ya les genera tensión y se niegan a entrar en los hospitales.

 

Hay que concienciar a la gente para que coman mejor, para que no lleguen a los extremos de estar tan rellenitos que solo les quede como única vía de escape pasar por un quirófano y someterse a una liposucción, además por lo que veo en la televisión, la gente que se realiza liposucciones no son gente realmente obesa, sino que se operan por tener mejor aspecto y no por motivos de salud.

 

Los médicos solo deberían de acceder a operar a una persona cuando en realidad su vida corre un serio riesgo, y no por motivo meramente estéticos, pero ya sabemos que los tiempos han cambiado y le dan más prioridad a la estética que a la salud.