Las bolsas de colostomía

Como consecuencia del tratamiento del cancer de colon es posible que se acabe realizando al paciente una colostomía. Se trata de un proceso mediante el cual se realiza una abertura o estoma en la zona intestinal por la cual sale una pequeña parte del intestino grueso. Las heces que circulan por el mismo salen a través de la estoma y se depositan en una bolsa que va unida.

La colostomía puede ser parte del proceso de tratamiento del cáncer de colon y, una vez que el paciente se recupera se puede volver a cerrar la estoma y recuperar la vida normal. Pero en otros casos, se trata de un proceso permanente con el que tendrá que convivir toda la vida.

Cuando a un paciente se le dice que se va a tener que realizar una colostomía de forma permanente la primera reacción suele ser de rechazo y de un gran disgusto. Es cierto que no es algo agradable, ya que tener una bolsa con las heces pegada al cuerpo no es plato del gusto de nadie. Pero si se adquieren unas rutinas determinadas las cosas pueden acabar siendo si no fáciles, al menos, menos complicadas.

Uno de los principales problemas de estas bolsas es el olor, ya que contienen heces. Por eso hay diferentes sistemas para disimularlo y evitarlo. Muchos pacientes prefieren las bolsas que se desechan cada poco tiempo o que se pueden vaciar porque les evitan tener que llevar demasiado tiempo la materia fecal.

Las relaciones sexuales también pueden ser un problema tras una colostomía, no solo por las complicaciones físicas que lleva consigo sino también por las complicaciones de carácter psicológico. En algunos casos, una charla con un profesional puede ser de gran ayuda.

A la hora de realizar deporte o un trabajo con cierto esfuerzo físico, se pueden usar fajas que sujeten la bolsa y que la mantengan en su sitio. También se pueden utilizar estas fajas suaves para poder ponerse la ropa sin que se note que hay una bolsa en la zona del abdomen.

En el caso de las mujeres, muchas evitan ponerse ropa demasiado ceñida y optan por vestidos flojos con mucha caída para disimularlas, pero los hombres lo tienen un poco más complicado. Sin embargo, algunas personas con este problema han decidido dar un paso al frente y se han fotografiado en sus redes sociales mostrando la bolsa sin complejos, como una parte más de ellos mismos.