Los diferentes tipos de nata del mercado

Si acudes a la sección de lácteos de un supermercado a comprar nata, te encontrarás con que hay infinidad de variedades, tanto de nata dulce como de nata de montar para cocinar. Vamos a descubrir las diferencias entre unas natas y otras para saber qué debemos de comprar en cada momento.

-Nata dulce montada: Es la que se utiliza para decorar postres. Viene en formato spray y resulta muy sencilla de utilizar pudiendo decorarse cafés, tartas o tartaletas de una manera rápida y sin tener demasiada maña. Se encuentra en, al menos, tres variedades, la nata normal, la light y la nata dulce montada sin lactosa.

– La nata dulce para montar: Se utiliza también para repostería. Junto con la nata ya montada son las más grasas y también las que aportan más calorías porque llevan una gran cantidad de azúcar añadido. Esta nata se vende en formato líquido y se monta en casa con la batidora. Se utiliza para rellenar tartas, por ejemplo. Al igual que la anterior, podemos encontrarla normal, baja en grasa o sin lactosa.

– La nata para cocinar: La encontramos en diferentes variedades según el porcentaje de grasa que contenga. En cualquiera de sus formatos tiene menos grasa que la dulce y, además, no lleva azúcar añadida o no la lleva en la misma medida. Esta nata se utiliza, como su nombre indica, para cocinar todo tipo de platos, sobre todo para realizar salsas. Su sabor es menos intenso, pero igual de delicioso. También se puede encontrar baja en grasa y sin lactosa.

Las variedades de nata dulce light y de natas sin lactosa son muy recientes en el mercado y le ofrecen a muchas personas con intolerancias o que deben moderar el consumo de grasa, la posibilidad de disfrutar de este producto.

En cualquier caso, incluso en sus variedades light se trata de un producto con un alto porcentaje de grasa con el que deben de tener cuidado las personas que están realizando dietas especiales. Su alto contenido en grasa también la desaconseja en el caso de personas con diabetes.

Son muchos los platos en los que se añade nata, tanto postres como platos de carne o de pollo. Desde las sencillas fresas con nata hasta las más elaboradas tartas, todo gana con el toque de la nata que es capaz de endulzar cualquier ocasión especial con su característico sabor.