Los mejores estores para tu dormitorio

Los estores están de moda, especialmente los enrollables. Son fáciles de instalar, se limpian con mucha facilidad sin necesidad de desmontarse o de ir a la lavadora y además hay tantos modelos que es muy fácil combinarlos con la decoración de la casa. Incluso los hay que combinan diferentes tonos de una manera muy elegante.

Por eso, cada vez más personas dejan de lado las cortinas, tan proclives a coger polvo, y apuestan por los estores incluso para el dormitorio. Y para este espacio, una de las mejores opciones son los estores dia y noche que también puedan sustituir a las persianas haciendo que sean totalmente prescindibles.

Los estores día y noche son estores enrollables que tienen capas de tela independientes. Ambas telas tienen zonas que dejan pasar la luz y que se alternan con otras que son opacas. Incluso en algunos casos, hay una tercera zona o franja semitransparente. Ambas capas de tela pueden manejarse para que se permita el paso de más luz, de menos luz o para que el estor esté en modo totalmente opaco.

De ahí viene su nombre, ya que durante el día dejarían pasar la luz y durante la noche, se pueden volver opacos. Así, se descansa sin que pase luz del exterior. Si se escoge la medida correcta y se instala bien, el paso de luz será mínimo y el estor muy efectivo para garantizar una habitación a oscuras y que favorece el descanso.

Para los que quieren una habitación con un aire más clásico, es posible combinar estos estores con dos cortinas, una a cada lado, que le den una apariencia más tradicional al conjunto y que combinen, por ejemplo, con la colcha bouti de la cama o con la funda nórdica. Así, los amantes de las habitaciones con los coordinados de siempre pueden cumplir su capricho sin tener que renunciar a la comodidad de estos estores tan modernos.

Estos estores tienen tanto éxito que hoy es posible encontrarlos en todos los tamaños y colores. Y los hay tan bonitos como cualquier otro estilo de cortina. Tanto es así, que no solo se usan para habitaciones juveniles, como sucedía al principio, sino también en dormitorios principales e incluso se pueden ver ya en salas de estar, permitiendo así que se pueda bajar la intensidad de luz para disfrutar de una película o para dormir una reparadora siesta.