MEJOR SOLO QUE MAL ACOMPAÑADO

Llevo meses buscando unas cortinas baratas y que no sean excesivamente feas para poder colocar en la ventana de mi habitación, porque hace ya años que no tengo ninguna cortina y tengo que usar la contra de madera. Esa contra de madera está que se cae a trozos por culpa de las polillas, se han comido gran parte de la madera por lo que hay que cerrar y abrir la contra con extremo cuidado. Además, me da igual que las cortinas combinen con el resto de la decoración de mi habitación, nunca he sido de esa gente que busca que su casa sea completamente perfecta. Siempre he sido de los que prefieren algo que sea funcional a que sea bonito. Cuando algo cumple con su función yo lo considero perfecto, si no te gusta cómo es por fuera siempre puedes pintarlo tú mismo. El problema que tiene ser así es que por norma general tu mujer o novia, según sea el caso, no suele estar de acuerdo con lo que a ti te parece un producto perfectamente funcional. Por fortuna, a mi eso no me pasa, ya que he decidido no volver a tener ninguna clase de relación sentimental, no quiero que nadie me diga lo que tengo que hacer o como hacerlo. He aprendido rápido, he llegado a la conclusión de que se es mucho más feliz haciendo lo que a cada uno le gusta sin necesidad de que alguien eche por tierra tus pretensiones y sueños, que por desgracia es lo que suelen hacer las parejas. Además, tal y como es mi forma de ser soy completamente incompatible con la vida de pareja, eso se lo dejo a otros que dejan que sus mujeres les dominen. Yo personalmente prefiero hacer las cosas que quiera y cuando quiera sin tener que rendirle cuentas a nadie. Uno de mis mejores amigos lo está pasando fatal últimamente por culpa de su pareja que le ha dejado sin motivo alguno, y aún por encima tiene que tragar con las tonterías que le dice su ya exmujer, eso no es ni justo ni normal.