MI ASIGNATURA FAVORITA

Mi asignatura favorita cuando estaba en el instituto era sin lugar a dudas dibujo técnico, esa no era una clase en la que hubiese que estudiar demasiado, solamente había que estar un poco atento al profesor y ser un poco cuidadoso a la hora de hacer los dibujos. Durante todos los años que estuve en el instituto (que fueron unos cuantos) siempre tuve al mismo profesor de dibujo técnico. Era un señor de Salamanca que era bastante gracioso y se enfadaba bastante cuando no le hacíamos caso, pero nos trataba bastante bien porque después de tener que aguantarnos durante años aprendimos a convivir. Antes de los exámenes siempre nos dejaba cinco minutos para que gritemos lo que nos diera la gana, para de este modo quitarnos la tensión de antes del examen y poder hacer el examen sin nervios (a parte de que eran unas risas lo que gritábamos).

 

Una de las mejores cosas que tenía este profesor es que nos obligaba a presentar todas las láminas que habíamos hecho durante todo el curso encuadernadas, para ello disponíamos en el aula de dibujo de una encuadernadora en la que por turnos cada uno encuadernaba sus láminas, era como Encuadernar revistas. Después el profesor te evaluaba según te había quedado la encuadernación y la portada que había que hacerla a mano si querías tener una buena nota final. Yo no era un buen estudiante, por lo que sacar una buena nota en una asignatura no me importaba en absoluto. Para una asignatura que se me daba bien y no había que estudiar demasiado había que aprovecharla, porque en el resto de las asignaturas no es que me fuese demasiado bien.

 

El profesor de dibujo técnico también se aventuró a hacer un equipo de fútbol sala con otros profesores para ver si nos ganaban en la liga interna del instituto, pero lo único que conseguían era enfadarse con ellos mismos porque se daban cuenta de que ya no eran unos chavales. Pero he de decir que el profesor de dibujo aún con su edad se esforzaba mucho más que bastantes jóvenes que conocía.