PENSANDO EN UNA CASA A REFORMAR

Uno de mis amigos me ha comentado no hace muchos días que le había echado el ojo a una casa no muy lejos de nuestra ciudad para poder restaurar, pero a mi personalmente no me convence la idea de tener que desplazarme a un sitio que ha decir verdad no es que me encante para poder ir a visitarle. Ya que a su casa es uno de los pocos pisos a los que suelo ir con bastante frecuencia. Pero este amigo cuando se le mete algo en la cabeza no hay quien se lo saque hasta que lo consigue o que se le ocurra otra cosa. Espero que esto de comprar una casa para reformar sea una idea pasajera, ya que por el contrario tendría que hacer un montón de cosas como encontrar Ofertas electrodomesticos baratos para poder amueblar la cocina por lo menos, porque la reforma integral de una casa aparte de que necesita de bastante dinero también se necesita de mucho tiempo para hacerlo. Y conociendo a mi amigo va a querer hacer todo lo que pueda él mismo, y sabe que si puedo le ayudaré en todo lo que buenamente pueda aunque no se me da especialmente bien los temas de construcción. Por lo menos valgo como mula de carga para transportar los materiales de un sitio a otro.

Menos mal que a mi amigo todavía le quedan unos cuantos años de hipoteca por pagar, así que lo de comprar una casa para reformar lo va a tener que retrasar durante un tiempo y además este verano no creo que se quiera meter en un proyecto así después de estar encerrados en nuestras casas durante tanto tiempo.

 

Para llegar a comprar una casa para poder reformarla hay que pensarlo bastante y ver los pros y los contras, ya que muchas veces cuando haces la comparativa es cuando te das cuenta de que te estás equivocando, porque una vez te decides a comprarla ya no hay vuelta atrás. Personalmente, yo me lo pensaría más de una vez para ver si estaría haciendo lo correcto porque tirar el dinero no es que me vaya demasiado.